Diario de un rodaje

Si estás pensando en escribir un guión para luego hacerlo real a través de las cámaras, mi experiencia puede ser muy útil.

El guión.

Quizás estás pensando en escribir un guión para participar en tu primer festival o concurso de cortometrajes. Es emocionante y te asaltan una gran marea de dudas. Bien, te voy a exponer sin secretos mi manera de organizarme en un cortometraje que escribí y rodé en 48 horas.

Debo confesar en primer lugar que me gusta escribir historias desde que era pequeño. Para muchos escritores profesionales le parecerá descabellado la manera en que querrás comenzar: escribir una historia y dejar que fluya la tinta o las teclas pulsadas mientras se esculpe lo que tu llamarás obra maestra. Dejame decirte que no va a ser tan fácil… al menos si quieres una historia algo coherente.

En mi caso, y creo que la de muchos escritores, empezamos plasmando una idea o una frase que en el mundillo se suele llamar “tagline”, a la gente le gusta usar mucho las palabras en inglés. Después, ampliamos esa frase a un folio, que sería algo así como un resumen de todo lo importante que ocurrirá, que llamaremos argumento. Para finalizar acabaremos con la escritura de las escenas o capítulos que creamos convenientes.

Quiero recordar que al escribir una novela, suelo crear una ficha de personajes que indican todo su pasado, habilidades, facciones, fobias… todo lo que puedas llegar a imaginar, aunque después no sé incluya explicitamente en la novela o guión. Sin embargo, será decisivo para juzgar si el personaje es coherente y evitar cambios bruscos de su comportamiento sin explicación alguna.

Una vez has terminado, recomiendo releer varias veces y si es posible varias personas para comprobar la coherencia de las acciones, las personalidades y relaciones de los personajes, podremos proceder al siguiente paso: transformar en el guión-novela a un guión literario.

El guión literario es una guía básica de los lugares, el momento y la manera que deben gesticular los actores/actrices. Es la base, en la que se centrará la producción, y le servirá a los actores para conocer en que momento deben hacer enfásis, acciones u otras actividades requeridas en el guión.

La producción.

Una vez finalizado el guión literario, podemos contactar con agencias que se dediquen a la grabación o podemos hacerlo nosotros mismos. Si no tenemos experiencia, puede ser complejo pero podemos disfrutarlo si nos gusta organizar.

En este momento, recomiendo formar un grupo de “amigos” o profesionales para trabajar en proyecto en paralelo en sus diferentes fases: guión técnico, casting y producción.

En este caso, siempre empiezo con el guión técnico. En este lugar se específica las acciones, el tiempo de duración, el material que se utilizará para las escenas. Es la planificación antes de rodar. Sin este documento, pueden no aparecer los materiales que se requieren y aplazar el rodaje (o no cumplir con lo acordado), se puede disprar el tiempo de rodaje (días que nunca acaban) e incluso el tiempo de duración de las escenas (con el fin de evitar sobrepasarnos del tiempo).

Uno de los puntos que más tediosos, para mí, es el casting. Puedes entrar en grupos, foros y todo lo que se te ocurra para difundir el rodaje. Muchos alumnos estan dispuestos a colaborar gratis, aunque recomiendo una pequeña remuneración por respeto y conseguir los permisos completos de explotación de la imágen. Puedes probar de hacer pruebas online, presenciales y/o pedir muestras del trabajo.

Por último, pero no menos imporante, la persona encargada de la producción debe encontrar las localizaciones que concuerden con las especificaciones del guión técnico, conseguir el material y los técnicos que trabajaran, conseguir los permisos de rodaje y estar atento a toda la legislación. Más tarde, también debe encargarse de la difusión y promoción del cortometraje. Descarga el guión del cortometraje

El rodaje.

Durante el rodaje es imprescindible estar atento a todos los detalles. Si quieres hacerlo todo, acabarás agotado y los resultados serán bastante malos. Hay que tener compresión ante los actores: son personas y merecen respeto ante todo.

En mi caso, siempre he delegado la responsabilidad de la dirección y he utilizado personas que no eran técnicos de ciertos temas por aumentar la polivalencia del equipo, por ejemplo la técnica especializada en maquillaje hizo también de técnica de sonido.

También, una de las cosas que aprendí en este rodaje era los tiempos de espera de las escenas en la que los actores secundarios participan puede hacer que disminuya la motivación del rodaje. Por lo que un consejo: en los tiempos en los que los actores deben esperar, es muy importante tenerlos enteretenidos con alguna tarea para que participen activamente en todo el proyecto.

El resultado final.

El material que se utilizó fue material de bajo presupuesto, y la inversión realizada fue la mínima posible: menos de 100€ en gastos y un uso de material de rodaje valorado en unos 4500€.

Podemos ver algunas incoherencias del guión, por la falta de repasar el guión y las motivaciones de los personajes. También se evitó utilizar efectos especiales que alargan el proceso de postproducción.

Publicado por David Nebot Ibáñez

Soy un entusiasta del mundo y de estar continuamente experimentando y conociendo todo lo que hay en él. No puedo pasar ni un solo minuto de pensar cual será mi siguiente aventura, y que me deparará la corriente del rio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: