No me quieren

¿Qué es el amor? ¿Por qué no siento que me quieran?¿Q ué le pasa a mi pareja? ¿Qué le pasa a mi familia? ¿Por qué no siento a nadie cercano? ¿No soy capaz de tener sentimientos? Vamos a reflexionar juntos sobre el tema.

Sentirse especial.

Todos queremos ser queridos. Las personas, quieren tener una relación única, tienen el paradigma de que cada una de las dos personas de una relación deben hacer que la otra persona se sienta especial. Pueden ser pareja, mejores amigos e incluso familiares. Y es posible que esa relación, no nos haga sentir que nos quieren. Fijate en los “haters” de las redes sociales.

Ahora, vamos a cuestionar esta verdad para muchas. Imagina por un momento, tu y yo que tenemos una relación, somos escritor y lector. Quieres sentirte especial, me “exiges” un artículo solo para tí o que en mis artículos me exprese con las ideas que tu tienes y no contrarias. Dices que deje lo que tengo planeado o cambie el artículo, para hacerte sentir mejor. ¿Por qué debo hacerlo? Claro que pienso que eres especial, por eso escribo este artículo con todo el amor… pero no es mi tarea hacerte sentir especial. Otra cosa es debatir, y exponer nuestras ideas de manera razonada, lo que llamariamos compartir.

Quizás en otro tipo de relaciones, la persona puede ceder por evitar un conflicto. ¿En ese momento es realmente una relación real o simplemente son acuerdos no verbales para mantener algo que “poseemos”?

Está claro que creo que eres especial. Por ello, no voy a dejar de hacer cosas que quiera hacer para que tú te sientas especial. Si tienes esa necesidad ve a terapia. Consigue sentirte especial y luego podremos hablar con tranquilidad. Deja de querer poseer a las personas como si fuera un objeto, un estatus o un título.

La negociación.

Cuando te sientas especial por ti mismo, será el momento para poder entablar una relación sana. Llegarás y podrás pedirme que haga, podrás comentar y juntos podremos reflexionar. ¿Me harás hacer artículos para tí? ¿Me prohibirás hablar de ciertos temas que me apetecen? ¿Recomendar otras páginas o temas que me parecen interesante? Esto… va a ser que no, no soy tu posesión. No debes ni puedes prohibir nada, pero puedes exponer tus sentimientos al respecto y entender que la otra persona también tiene su metas. Esto seria la negociación entre lector y escritor.

Ahora bien, imaginate con una pareja. ¿Exiges que hable de ciertos temas solo contigo y que habla con otros? ¿Quieres que te mientan sobre el físico, la inteligencia o cualquier chorrada para subir tu ego? ¿Prohibes relaciones de amistad por inseguridades? En esos momentos, es cuando no podrás ofrecer amor, o te estarás sintiendo que no te aman.

Y eso es algo normal. No puedes exigir o exigirte tener ciertas aficiones con tus amigos, parejas o familiares si realmente no lo comparten. No podrás tener ciertas charlas sobre temas con cualquiera, si no las disfrutas. El resumen es que no puedes exigir ni que te exijan.

Fuera los juicios en el amor.

Debes quitar los juicios. Si te hablan de un tema y juzgas a la persona, no volverá a sacarlo. No sé sentirá agusto contigo, y evitará inconcientemente hablar de ello.

Debes entregar su espacio, compartir el tiempo y las opiniones, pero sin juzgar para que puedan sentirse libres de expresarse como realmente son. Si haces esto, podrás llegar a estar en sintonia, conectar realmente con su mirada, su alma…

Es una de las razones por la que las personas no se dicen las verdades. ¿Dime como vas a lidiar con situaciones incómodas constantemente? La gente quiere ser feliz, estar agusto no tener más complicaciones de las que ya tienen. Y acabamos callados, por miedo a ser juzgados… ¿eres capaz de decir a un desconocido lo que piensas o te apetece pero no a tu pareja? ¿No crees que es realmente extraño? Aquí es cuando debes darte cuenta que algo esta fallando gravemente.

Debes tener total libertad para hablar, de expresarte, de actuar… y en la actualidad, las relaciones implican posesión y el amor va en contra de la posesión. Si no es así, es el momento de replantearse que esta pasando en nuetras vidas, en nuestras relaciones, en nuestra manera de amar y de que nos amen.

El contrato.

Cuando empiezas una relación, la gente “firma” un contrato inexistente con sus letras pequeñas, sus requisitos. Es todo un acuerdo que se asume socialmente que ha ido pasando de generación en generación de exclusividad, de sacrifició… Algo así como cuando vas a trabajar, y a cambio de cierta remuneracion, status ofreces sus servicios en exclusiva o compartido. Todo esta en el contrato.

Ahora imagina, ¿apetece algo que va en contra de todo ese acuerdo? ¿Cómo vas hablarlo con total naturalidad y total transparencia? En ese momento empieza el juicio, el disgusto… y ¿sabes por qué? Por la maldita posesión que implica el contrato. Sabes que en el trabajo, si realizas algo que lo prohibe el contrato estás fuera… ¿como vas a ser tu mismo en una relación?

El amor de verdad.

Consiste cuando las personas son libres realmente. No son juzgadas, se sienten agusto. Son capaces de expresarse, de compartir sin miedos. Para conseguirlo hay que arriesgarse a ser uno mismo totalmente, y quizás solo quizás… así es como consigas relaciones basadas en el amor de verdad.

Tan real, como la relación escritor-lector que podemos constuir. ¿Te animas a entablar una relación escritor-lector más íntima?

Publicado por David Nebot Ibáñez

Soy un entusiasta del mundo y de estar continuamente experimentando y conociendo todo lo que hay en él. No puedo pasar ni un solo minuto de pensar cual será mi siguiente aventura, y que me deparará la corriente del rio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: