Superar la ansiedad por el cambio climático

Es normal que nos agobie el cambio climático, y más después de haber visto el cambio de la vida natural con el COVID19. Lo que no es normal es que la ansiedad nos controle la vida.

Si no lo sabes, se utiliza la palabra ecoansiedad para definir el miedo crónico por sufrir un cataclismo ambiental y/o el estrés causado por los impactos de la crisis climática.

Acepta la ecoasiendad.

En los momentos en el que me siento desequilibrado mentalmente, he podido ver que puedo aceptar y enfrentarme a los pensamientos negativos mediante la meditación. Mediante la meditación, puedes acercarte a tus sentimientos y rodearlos con tus brazos, abrazarlos. Los pasos que sigo son:

  • Me siento en el suelo, para conectar con la tierra. Si es un bosque con un lugar plano mejor.
  • La columna vertebral debe estar recta pero relajada. Utilizo la respiración profunda para ser consciente de mi posición, para erguir la espalda sin estar en tensión.
  • A través de la mano, o los pies desnudos, procuro ser consciente de las texturas que forman la tierra o las rocas.
  • Empiezo a centrarme en el interior de mi cuerpo, de mi mente. Dejo que surja las emociones, y no solo eso; las identifico.
  • Una vez tengo las emociones identificadas, respeto la emoción. Hazlo poco a poco, para que no vuelvas a perder el control.
  • Cuando te sientas preparado, acepto la emoción. La abrazo y me vuelvo consciente que es parte de mí.
  • Conecto con mi alrededor, dejo que fluya la energía de la propia tierra para recargarme.
  • Me siento unido al bosque, me siento más grande de lo que es mi cuerpo. Me siento como si mi presencia fuera el bosque, y las emociones negativas se vuelven mucho más pequeña. Se disuelven a través de las hojas, de los árboles…
  • No olvido respirar con tranquilidad. Mantengo interés en mi respiración para ser consciente de mi control de mi propio cuerpo.
  • Si siento incómodidad en algún punto del cuerpo, respiro centrándome en ese punto. Visualizo que canalizo la energía, o mi corriente sanguínia, en ese punto.
  • Con cada respiración, la molestia se marcha, se disipa.
  • Poco a poco, me siento con más calma. Más arropado, menos solo.
  • Cuando estoy listo, exhalo por última vez y mantengo un pequeño tiempo sin inhalar aire. Siento de nuevo mi cuerpo, y vuelvo de nuevo a mi consciencia.

Espero que te sirva, y si quieres compartir como superas la ansiead, soy todo oídos en los comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .