Las cuatro reglas básicas para ser feliz

Vamos a ser felices en 2021, ¿vale? En ocasiones nos perdemos y no encontramos la manera de ser feliz. Aquí estoy, con el fin de recordar las 4 reglas principales. ¡Sigue leyendo!

Después del año 2020, es muy probable que hayamos olvidado como volver a ser feliz. En ocasiones, bajo la vida rutinaria, a mi también se me olvida.

Si miramos la evolución de la vida, cada vez más caótica, exigente y cambiante, lo normal es perderse al meternos en un mar que nos insiste en cambiar, en olvidarnos de nosotros y centrarnos en todo lo que ocurre fuera.

Equivocate más. Aprende rápido.

Equivocarse da miedo, lo sé. El perfeccionismo o las exigencias incoherentes de los superiores puede hacer mucho daño a nuestra vida, pero realmente, ¿cómo has aprendido hasta ahora?

Hay una frase que siempre me ha gustado: rectificar es de sabios. En ocasiones podemos pensar que estamos en lo cierto, y luego resulta que no. Es importante adaptarse, en vez de no errar. Si nos adaptamos, podremos salir de cualquier situación de manera éxitosa… pero para conseguirlo nos habremos equivocado muchas veces.

¿Se entiende la necesidad de experimentar y equivocarse para conseguir la habilidad de rectificar y aprender de manera rápida? En especial, cuando estamos haciendo algo por primera vez. Y para tener una vida llena, estaremos constantemente haciendo cosas por primera vez.

El perfeccionismo, algo de lo que yo sufro, es una barrera que nos impide fracasar rápidamente. ¿Serás capaz de equivocarte más y aprender más rápida durante el año 2021? ¡Seguro que sí! Empieza a experimentar por un futuro mejor, aunque da miedo.

Que las opiniones no te influyan.

La vida online es posible que nos deje un mal sabor de boca: entre tantos comentarios, discusiones, opiniones… es cierto que es un tema muy díficil y también muy unido a nuestro primer tema de las equivocaciones.

Por otro lado, nuestras amistades y familias puede que no crean en nuestros proyectos y objetivos. Es importante entender que las personas de tu alrededor no piensan como tú, o no tienen que compartir los mismos gustos que tú.

Ahora bien, debemos aceptar que las opiniones nos afectan, es un hecho. Lo importante es entender quién y qué nos dice. O sea, filtrar las opiniones y extraer la esencia de lo que podemos aprovechar: sacar conclusiones constructivas.

De ésta manera, no te esfuerces en agradar, quién te quiere te querrá igual. Puedes centrarte en entender cuál es tu objetivo e ir mejorando poco a poco, utilizar las críticas y opiniones para tener un punto de vista más amplio con el que alcanzar tu meta.

Esta frase va en sintonia con los comentarios de los demás: “Todos saben como solucionar su vida, pero nadie sabe cómo solucionar la suya.” Otra frase para evitar ese miedo que sentimos: las personas te criticaran o se reiran de ti, simplemente la vida continúa. Y por último, y no menos importante: “No ignores las opiniones”.

Ten sentido del humor.

La vida es dura, estresante y todo lo que quieras. Hay momentos en los que parece que no podemos más, es hora de rendirse. Pero, ¿sabes cuál es la mejor medicina? Reír.

Es importante tener ese sentido del humor, para seguir avanzando a través de las personas que estan heridas o en momentos que parece que todo se derrumba. Mediante la ironía o el sarcasmo, puede ser un arma un efectiva para poder quitar ese estrés o importancia y poder continuar.

Especialmente, en el mundo online, dónde las personas mantienen el anónimato a través de una pantalla, es muy importante mantener ese hábito y evitar que nos hagan daño y respondamos con odio. Es como el dicho aquel dicho de Gandhi de: ojo por ojo y el mundo quedará ciego.

Cuándo veas que pierdes el control, o que simplemente te vas a lanzar en una discusión sin aportaciones positivas, recomiendo respirar durante 10 segundos. Plantear si esa discusión se podrá extraer algo productivo o simplemente es por el ego de uno mismo. Si veo que no es productivo, dejo de invertir mi tiempo y continuo con mis planes.

Deja de compararte.

Miles de páginas, perfiles en redes sociales, empresas… y todo lo que quieras imaginarte sobre el éxito. Involuntariamente nos comparamos: todo lo que tienen el resto y lo que no tenemos nosotros.

Recuerda que todo lo que eres capaz de ver, es lo que los demás permiten que veas. Nadie quiere mostrar elementos tristes y si lees sus historias todas son “muy parecidas” con el motivo de motivar a las personas.

En algunas ocasiones, esa motivación viene buscada para que las personas imiten sus comportamientos de “éxito” y ahí entra el branding de algunas marcas. Aquí entrariamos en un tema peligroso de marketing, en el que se suele vender humo.

La mejor manera de compararte contigo mismo. Es una manera de ponerte puntos de control y observar si has crecido. Un ejemplo sencillo es aquel momento en que miras tus antiguos trabajos y te preguntas ¿Cómo es posible que hiciera estás cosas tan mal? Ese será un indicador de que has crecido.

Y para terminar, ¿tienes alguna regla básica de felicidad para compartir con la comunidad?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .