Odio la navidad.

Odiar es una palabra muy fuerte, ¿quizás debería usar detesto? Suena a tópico clasista a las personas que quieren ir contracorriente de las tradiciones que llaman hipócritas. ¿Quieres saber mis motivos?

Podrás suponer que es por el consumismo, la hipocresía, el estrés, soledad, algún recuerdo familiar… podrían ser tantas cosas, ¿verdad? Pues, esas no son las razones.

Me pregunto si a ti te pasará algo parecido, pero mi familia insiste en tener que comprar regalos, sin importar el poder adquisitivo que tengan y la situación que se encuentren. Es una “obligación” impuesta que nunca he logrado entender, y que por algún motivo no comparto.

El regalo perfecto: la felicidad.

Siempre me preguntan, y no aceptan un “no necesito nada” por respuesta. No son capaces de entender que no quiera nada. Ellos quieren, necesitan, regalarme algo. Desean con tantas ansias regalarme algo, que resulta ridiculamente insultante.

Agradezco el gesto, y eso. Y les pido lo que realmente me interesa: que sean felices. ¡Vaya cosas más raras pido! ¿verdad? Eso es así, porqué es lo que deseo desde que soy pequeño, es el regalo que me gustaría que me hicieran: que sean una familia unida y feliz, en especial porqué lo necesitan. En otras palabras: lo que quiero es que dejen de estar heridos y puedan quererse como deben.

Navidades minimalistas.

Doy gracias que tengo todo lo que necesito, sin embargo ellos insisten en comprarme algo material constantemente. Por más que les explique mi estilo de vida, no parecen entenderlo. ¿Me explico? Intentaré aclararlo.

Mi estilo de vida esta relacionado con el minimalismo, desde el año 2020 procuro acercarme a lo que denominan minimalismo extremo. ¿Por qué aclaro esto? Muy fácil, ahora te explico.

Una persona minimalista, normalmente valora mucho todos aquellos objetos que tiene. Son funcionales y el uso que se da es frecuente. Minimizas los recursos, para maximificar la vida. ¿Estamos de acuerdo en esto?

Bajo mi estilo de vida, es bastante incómodo tener que pedir algo cuando no quiero ni necesito nada. Es por eso, que me siento incómodo, es molesto… ese momento en que no se me respeta como persona ni las necesidades que tengo, con el fin de satisfacer el ego del resto.

Lidiar con la Navidad.

Sinceramente, la manera con la que lidio con estas fechas (y otras parecidas) es a través de acciones poco aceptadas socialmente, pero que muchos hacemos.

Los regalos que han llegado a mí, y por algún motivo no son útiles en mi vida, lo procuro regalar para librarme de la “esclavitud” y darles un motivo a los objetos. Los regalos vuelven a ser realados bajo un pensamiento único: los objetos deben ser utilizados, si no lo utilizo no soy la persona adecuada para poseerlo.

Cuentáme, ¿qué haces con todo aquello que te regalan y no te sirve? ¿piensas que es una pena acumular regalos sin sentido?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .